08 septiembre 2010

Sobre los “manejos” de algunas compañías farmacéuticas





Me parece revelador sobre el funcionamiento de las compañías farmacéuticas esta información aparecida recientemente en el diario “el mundo” que copio y pego de forma integra.

Durante años, la compañía Wyeth pagó los servicios de una empresa de comunicación para que produjera artículos y revisiones que después aparecieron en las revistas médicas bajo el nombre de los médicos que accedían a ello. Igual que el escritor que paga a un 'negro' para que le escriba un libro. En esos artículos, se ensalzaban las supuestas virtudes de Prempro -terapia hormonal sustitutiva para la menopausia- y se pasaban por alto sus peligros, una práctica que contribuyó a la expansión de su uso entre las mujeres que no lo necesitaban.
"Las revisiones [publicadas] en las revistas médicas son vehículos cruciales para alentar los usos para los que un fármaco no está aprobado, promocionar los beneficios no comprobados y minimizar los daños", explica Adriane Fugh-Berman, de la Universidad de Georgetown (Washington DC, EEUU) en la revista 'PLoS Medicine'. La autora analiza en un artículo los más de 1.500 documentos sobre las prácticas promocionales de Wyeth, que han salido a luz con motivo del juicio que se celebra en EEUU contra esta compañía por los casos de cáncer de mama causados por Prempro.
"Utilizo estos artículos para mostrar cómo la industria usa a los 'falsos autores' para insertar mensajes publicitarios en los estudios publicados en revistas médicas", subraya Fugh-Berman. Los documentos, disponibles en el web de 'PLoS', dan cuenta de cómo el fabricante de este fármaco trabajó durante años (entre 1997 y 2003) con DesingWrite, especializada en comunicación.
Una curiosa colaboración
En ese tiempo, esta empresa produjo decenas de estudios y otro tipo de información científica, que aparecieron en prestigiosas revistas médicas, acerca de la terapia hormonal sustitutiva (THS) fabricada por Wyeth.
El sistema de producción, con algunas variantes, era el siguiente. Los manuscritos se hacían en las oficinas de DesingWrite. Por ejemplo, diseñados para promover el uso de Prempro para prevenir la degeneración macular. Después se remitían a Wyeth, que realizaba las acotaciones pertinentes y, por último, a los médicos que aparecerían como firmantes. Los comentarios de estos últimos se podían incluir siempre y cuando "no comprometieran el mensaje publicitario", señala Fugh-Berman. El resto del proceso de publicación y revisión quedaba en manos de la empresa de comunicación.
Gracias a este fraudulento proceso, el uso de Prempro se asoció con la prevención del riesgo cardiovascular, del Alzheimer, el Parkinson, la osteoporosis e, incluso, de las arrugas. Muchos ginecólogos recetaban los fármacos a todas las mujeres que entraban en la menopausia, sin reparar en si éstas sufrían síntomas o no.
"Hoy, a pesar de que hay datos científicos sobre lo contrario [por ejemplo, el estudio WHI], muchos ginecólogos creen aún que los beneficios de la THS superan a los riesgos en mujeres asintomáticas", señala la autora. "Esta percepción podría ser el resultado de décadas de influencia cuidadosamente orquestada en la literatura médica", añade.
La ausencia de pruebas acerca de la prevención y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares, la demencia y otras patologías "no disuadió a Wyeth/DesingWriter a la hora de promulgar numerosos mensajes publicitarios que posicionaban la THS como la panacea", concluye.

2 comentarios:

Samfrado dijo...

Muy interesante. Relamente las compañías farmaceúticas están sujetas a las mismas normas que cualquier otra empresa dentro de la política capitalista en la que vivimos. No me cabe duda de ello y es una vergüenza que las farmaceúticas y los médicos se presten a ello. Lo que me parece fabuloso es que los pillen, que los juzguen, que los condenen por fraude. El fraude científico es una espina muy gorda, para mí, que me considero científico (un poco) o al menos con mentalidad científica es algo horrible.


Anatomía del fraude científico:
http://www.historiasdelaciencia.com/?p=294

Samfrado dijo...

Lo que más me duele además es cómo pseudocientíficos que promueven terapias alternativas utilizan los fraudes de las farmaceúticas y los médicos para denigrar a toda la profesión. La información del fraude, cuando llega a personas que no pueden entender del todo de que se trata hacen bastante daño. Muchos interpretan que TODOS los médicos estamos vendidos a las farmaceúticas, y que TODOS los fármacos son dañinos y tienen como única finalidad hacer negocio perjudicando a la salud y manteniendo a las personas enfermas. Un ejemplo:

http://www.dsalud.com/index.php?pagina=articulo&c=1454

Estos terapeutas alternativos aprovechan la desconfianza para después vender su propio negocio. Es decir, hacer la competencia generalizando el fraude a todas las compañías y productos.

Es sumamente dañino para la sociedad no poder confiar. Los maestros enseñan a ignorar, los sacerdotes pecan con los niños, los políticos roban, los médicos hacen enfermar, la ciencia es una mentira... ¿Debemos volver al hagasé la luz, la tierra es plana y doctorarse no sirve para nada?.